sábado, 16 de enero de 2010

CROISSANTS FACILES DE CHOCOLATE


Otra vez le toca al dulce... si. Engorda,si.. pero la sonrisa que pones cuando pruebas un bocado dulce no tiene parangón. Esta vez os regalo una recetita de estos bollos que a mi particularmente me encantan. Siempre he querido hacerlos yo misma, pero la verdad que me resulta difícil sin maquinaria de panaderia. Si alguna de vosotras tenéis una receta de como se hacen de manera casera os agradeceria que me la pasarais. Pero esta versión que hago yo suple a la perfección a la clásica de panaderia...
INGREDIENTES
- 1 o 2 planchas de hojaldre. A ser posible que sean rectangulares o cuadradas.
- Chocolate de cobertura negro o con leche
- Agua y azucar para hacer un jarabe para bañarlos por último
- Huevo batido para pintarlos antes de hornear
ELABORACION
1.- Descongelar las planchas de hojaldre. Extenderlo un poco suavemente sobre una encimera con algo de harina para que no se pegue.
2.- Trocear muy pequeño, como 1/2cm, el chocolate.
3.- Partir en dos la masa de hojaldre transversalmente. Te quedan dos rectángulos iguales. En cada uno vas partiendo diagonalmente haciendo triángulos más o menos iguales.
Si la masa es redonda, la forma de cortar es como si estuvieras cortando raciones de pizza. Te quedan de igual forma, triángulos.
4.- Pones un trocito de chocolate en cada triángulo y vas enrollando hacia dentro. Te quedará como un rollo con las puntas rectas, pues entonces los curvas para que se quede la forma del croissant. Los vas colocando en la bandeja del horno sobre papel de horno, pintas de huevo y al horno hasta que estén dorados. Unos 10 minutos a 170-180ºC.
5.- Mientras están en el horno, en un cazo, pones como medio vaso de agua, y esperas a que hierva, entonces añades el doble de azúcar. Posiblemente, tengas que ir añadiendo algo más de azúcar, dependiendo del agua que hayas echado. El fin es que te quede un jarabe no muy líquido ni muy espeso.
6.- Cuando salgan los croissant del horno, con una brocha le bañas del jarabe este. Dejas que se enfríen y listos para degustarlos con los cinco sentidos. También puedes cubrir parte de la superficie con chocolate derretido, o granillo de chocolate. Al gusto. A mi me gustan sin nada arriba, tan solo con el jarabe, pero están deliciosos así también.
OTRA VARIANTE
Esta misma receta la puedes hacer en salado, poniendo en vez de chocolate, trocitos de chorizo o jamón y queso. Repites la operación igual, pero esta vez no olvides que NO hay que hacer jarabe, porque es salado. Lo que si le va muy bien, es cuando los hayas pintando de huevo, espolvoreas ligeramente sésamo. Ideal para meriendas, o fiestas de cumpleaños... eh?

Espero que os gusten mucho.