miércoles, 8 de octubre de 2008

ARROZ TIERRA Y MAR




Esta es una de las miles y miles de recetas que existen sobre arroces. A mí me cautivó por que además tiene una historia de transfondo muy bonita y original. Me llegó de una amiga andaluza que en sus tiempos mozos trabajaba para una casa como cocinera y el "señor" le brindó la oportunidad de aprender este plato que por lo visto era típico en su casa. Bueno el resultado es que ella la tiene como fondo de armario de cocina, y yo desde luego con mi humilde aportación espero ponerla en donde se merece, como mínimo en el paladar de quien se atreva a probarla.
INGREDIENTES
- 2 dientes de ajos
- 1 cebolla hermosa
- 1 pimiento verde que no sea muy grande o la mitad de uno
- 1 pimiento rojo pequeño, o la mitad.
- 1/2 bote de tomate triturado natural (de un bote pequeño)
- 2 chorizos de guisar ( Aquí la calidad del chorizo le da más o menos gusto, pero da igual, con cualquiera sale rico)
- 250gr. o 300g. de almejas ( en época de crisis podemos usar chirlas que van fenomenal)
ELABORACION
1.- Ponemos las almejas a cocer en agua y sal con una pastilla de caldo de pescado. Luego cuando
las almejas ya hayan abierto, las separamos y colamos el caldo, reservándolo.
2.- Quitaremos más o menos la mitad de las conchas a las almejas o todas, ya va en gusto.
Reservamos también.
3.- Picar todos los ingredientes y sofreirlos bien. Cuando ya estén casi, echas los chorizos picados y sigues salteando.
4.- Añades el tomate natural y das unas vueltas.
5.- Añadir ahora el arroz deseado y dar otras vueltecitas.
6.- Cuando ya esté algo sofrito, echas el caldo de cocer las alemajas o chirlas y cocer. Hay que tener la preacución de que no se seque mucho porque el resultado tiene que ser meloso. Con lo que no hay que medir la cantidad de agua. Simplemente, vas añadiendo según vas viendo que
te haga falta o no.
7.- Casi al terminar la cocción, añades las chirlas para que de un hervor todo junto, y las que hayas reservado con concha, también poniéndolas a modo de decoración. Dejar cocer un poco
más y dejar reposar, claro.
Se puede decorar con perejil espolvoreado o con medio limón, o lo que se te ocurra.
La receta parece de estar por casa, pero si la decoramos en platos de domingo, nos queda de fiesta total.....
A ver que me contáis si la probáis.