jueves, 30 de octubre de 2008

PASTEL DE PATATAS


A este plato le llamo pastel por su resultado final y por que además es como un capricho para los paladares. Cada vez que lo he hecho he triunfado porque es delicioso sin más. Sus ingredientes son básicos, sólo lleva patatas, que ¿a quién no le gustan las patatas hechas de cualquier forma?, y cebolla... para este ingrediente, si tienes que ser algo más selecto, pues no a todo el mundo le gusta, pero desde luego a todos aquellos que disfrutamos probando cosas nuevas, este es un momento único. Luego lleva nata líquida, imprescindible para ligar una patata con otra, y bueno, algo más, y sobre todo, el ingrediente básico e intransferible, es el cariño que le pongas al hacerla. Allá voy... a ver que os parece...

INGREDIENTES
- Patatas ( a discrección pues se necesitan muchas).
- 1 brick de nata líquida (si la cantidad de patatas es mucha, usa dos brick)
- 1 bolsa de queso ralldo.
- 3-4 cebollas hermosas. (No pienses que te has pasado porque nunca es poca cebolla. Ya lo comprobarás)
- Sal, un poco de aceite y pimienta molida si quieres darle un toquecito especial.
ELABORACION
1.- Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas no muy finas ni muy gruesas. Yo, para calcular las capas que voy a utilizar, en el molde donde luego horneamos, voy poniendo a modo figurativo, una capa de patatas,otra, y así no me quedo corta a la hora de pelar patatas. Una vez peladas y cortadas las patatas deseadas, las disponemos en una fuente grande de horno, o en la misma bandeja, como veas, y la salas, echando un chorrito de aceite. Las metes en el horno para asarlas.
2.- Mientras tanto, pelamos las cebollas y las partimos en juliana. Las pochamos bien en aceite y una vez hecha la ponemos a escurrir para que suelte el exceso de aceite.
3.- Cuando estén hechas cebollas y patatas, cogemos el molde donde vayamos a montar el pastel y disponemos asi: 1.- una capa de patatas haciendo una base. 2.- espolvoreamos una poca de cebolla, 3.- espolvoreamos un poco de queso rallado. 4.- otra capa de patatas, otra de cebolla, de queso, de patatas, asi, hasta que nos quedemos sin patatas. Arriba ponemos el resto de cebolla sofrita, y bastante más queso que en las capas intermedias.
4.- Echamos la nata líquida, con la precauciòn de que se meta bien por todo el pastel. También ehcamos nata líquida por arriba del pastel.
5.- Metemos al horno primero para que la nata se mezcle con todo lo demás y se haga una especie de salsa que hace unir las patatas con el queso que se va derritiendo entre capa y capa, y luego al final acabamos gratinando al gusto.
Esta vez yo utilicé moldes individuales para presentarlo un poco más mono, y lo espolvoreé para decorarlo con perejil seco, pero si lo haces en un molde rectangular o redondo queda igual de bonito.

Espero que os guste tanto como a mí me gustó el día que me dió la receta Belén, una compi muy cocinillas también que disfruta en la cocina. Ya iré poniendo alguna recetilla más porque desde luego se le da de perlas, y cada vez que me ha dado una receta he quedado como una reina, asi que me parecía de recibo dedicarle este homenaje.....¡bravo Belén y gracias!