jueves, 6 de noviembre de 2008

GALLETAS DE OTROS MUNDOS




La receta que hoy os regalo, en su día fue un regalo para mí. Hoy en día que estamos rodeados de gente de otras nacionalidades, hay que aprovechar lo que nos traen. Quiero decir, no todo lo que viene es mal rollo. Yo he tenido suerte y la gente que he conocido son fantásticas. En este caso, se llama Adriana, llegó hace cinco años de Rumanía, y ha creado aquí su familia, con un rumano, pero bien.... Es compañera de trabajo y le chifla cocinar.. y además nos llevamos de perlas.. El colofón.. Tengo varias recetitas que ya iré poniendo.. De momento a ver esta, que parece complicada, pero no lo es. Tan sólo seguid las instrucciones. La descripción de la receta es de boca a boca, sin medidas exactas ni nada. Tal cual la hace Adriana, pues así me la transcribió.
Allá vamos, y animaros a probarla.
INGREDIENTES
- 3 paquetes (de los individuales, no por cajas) de galletas maria o de cualquier otra más barata.
- 1 vaso de leche y - 3 cucharadas soperas de mantequilla que lo templaremos en un cazo sin llegar a hervir.
- 3 cucharadas de azúcar
- 3 cucharadas de colacao
- nueces, avellanas o/y pasas (un puñadito)
- coco rallado
ELABORACION
1.- En un bol grande, donde podamos amasar bien, partimos con las manos los paquetes de las galletas, haciendo trocitos no muy grandes.
2.- Añades el azúcar, el colacao, las nueces también partidas en trocitos o las pasas
3.- Ir echando poco a poco la leche con la mentequilla (reblandecida un poco para poder amasar todo bien) y con las manos ir amasando todo bien, para que quede una masa homogenea. No pasa nada si quedan trocitos de galletas sin empapar porque le da textura a las galletas, pero si te apetece puedes echar más leche, con cuidado, y si te pasas de leche, pues echas unas pocas más de galletas y listo.
4.- Ahora viene la parte delicada. Hay que agenciarse una bolsa limpia, nueva. Bien de las de la compra que cogas y no la hayas usado, o con film de cocina transparente. Con la bolsa es más fácil el manejo, así que dejaremos los remilgos y manos a la obra. Cortas la bolsa haciendo un cuadrado. En el medio pones la masa hecha anteriormente, en forma de morcilla. Vas haciendo como si fuera un brazo de gitano aplastándolo bien para que se compacte bien. Así lo envolverás todo, haciendo finalmente un paquetito para que se enfríe en la nevera y puedas luego cortar las galletas sin ningún problema.
5.- Una vez enfriado y listo para cortar, sacas del frigorífico el envoltorio, y en un plato pones el coco rallado. En la tabla de la cocina, pones la "morcilla" y vas cortando rodajas y rebozándolas en el coco rallado. (Con dejar enfríar unas tres-cuatro horas estaría bien. O a otro día también vale)
El resultado es espectacular, y de sabor ni te cuento... adictivo diría yo. Tenéis que probarlas y si tenéis alguna duda contactáis conmigo e intentaré ayudarte... Animo y ya me contaréis.